martes, 13 de noviembre de 2012

El Espía 2.0

Hola de nuevo. Sé que tengo el blog un poco olvidado, así que no penséis que me adjudico el calificativo de "blogger" ni nada por el estilo. Llamadme casual o prilavins, como queráis. En fin, supongo que ponerme a escribir me da pereza y más aún cuando días después releo lo escrito y la vergüenza ajena me abofetea la cara tanto por lo absurdo de lo que cuento como por lo pretencioso. Cuánta autocompasión, ya me callo.

Esto viene a ser la foto de perfil en Facebook. 
Recientemente me lié a curiosear álbumes de fotos que tenía por casa guardados, pero al rato los volví a enterrar en lo más profundo del trastero, de donde nunca debieron salir. Y es que repasar fotos viejas remueve mierda vieja. Para quitarme el mal sabor de boca tiré de pc y me puse a buscar fotos actuales de antiguos compañeros de clase, como para resarcirme con sus mediocres vidas y aspectos arrugados y maltrechos. La verdad es que cuesta encontrar el rastro de la gente de mi edad en internet (no es que seamos muy dados a la tecnología), pero con un poco de tesón y mucho facebook acabé encontrando un número más que aceptable de ex-compañeros a los que espiar en secreto.

No guardo un buen recuerdo de la mayoría de ellos, por lo que verlos tan viejos y en contraste con la imagen juvenil que tenía de ellos en mi cabeza fue reconfortante. Más calvos, más gordos, más feos, escribiendo igual de mal y con ese discurso crepuscular de agradecimiento típico de los ancianos que viéndose cerca de espicharla, buscan la redención, un pedazo de cielo o vete tú a saber qué. Habían algunos decentes, con familias y esas cosas que hace la gente de normal.

Y Miguel ha acabado tan calvo como presumíamos. Muerte a todos.

5 comentarios:

  1. Hace poco se pusieron en contacto conmigo antiguos compañeros del instituto. Qué querían que hiciese. Los busqué (eso: gordos, feos, repipis con eso de la amistad que no me brindó ninguno de ellos o no lo recuerdo). Y ahí acabó todo. Y encima uno, el pobre, me escribió después para decir lo bien que lo habían pasado... Fui educado y no lo mandé a la mierda. Por mi parte, no guardo buen recuerdo de NINGUNO de ellos. Creo que ni siquiera guardo un buen recuerdo de mí mismo en aquella época.

    En fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente, es como si estuvieras hablando a través de mí. Si toda esta gente se perdió en el tiempo será por algo.

      Un saludo, Enrique.

      Eliminar
  2. Jajajaja tomo nota.
    Tengo 35 años y me está empezando a pasar lo de las primeras reuniones de antiguos alumnos. Que si tienes hijos, estás casada, a que te dedicas etc.. y piensas ¿dónde estoy? ¿en la peluquería de barrio? jeje, una y no más santo tomás.

    Saludos

    Iraida Mascarós

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas reuniones las amaña el diablo. No vayas a ninguna más, Iraida.

      Eliminar
  3. Esas reuniones no son nada más que para cotillear y comparar ó presumir "vidas":Trabajo...Hijos...Marido...en fin...que para salir de cañas y pikoteo no me hace falta reunirme con una promoción entera y menos contar mi vida a peña que en el mejor de los casos...no volveré a ver...

    ResponderEliminar