lunes, 10 de diciembre de 2012

Amenazado de muerte

Pues sí, el título de la entrada es cierto. Estoy amenazado de muerte por la vecina contigua a mi puerta, la vieja chiflada con la que suelo reñir a menudo y de la que alguna vez os he hablado por Twitter. Todo se remonta a la semana pasada. Llevaba unos días pensando en retomar el vandalismo vecinal, pues mi bloque rebosaba de la tranquilidad y de esa euforia contenida que se percibe en los ánimos de los vecinos solo en los albores de la Navidad. Y yo no iba a permitir eso.

En las últimas semanas vi que por Twitter se popularizaba la vulgar broma del "paga la coca, primer aviso", así que en un alarde de ingenio decidí usarla contra la vecina. Ni corto ni perezoso, escribí en un papel con letras gigantescas "María Pepita (no es su verdadero nombre) del 2º 3ª B. Paga la coca, segundo aviso" y lo colgué en el tablón de anuncios dispuesto en la entrada del edificio, justo en frente del cubículo de la portera y perfectamente visible para todo aquel que entrara. Al día siguiente había ardido Troya.

Llegué a casa para la hora de comer y me encontré con varios vecinos cuchicheando con la portera en su cubículo, ahora sin su característica mampara de cristal. Al verme entrar, enmudecen todos de golpe y se arremolinan a mi alrededor como chuchos sobreexcitados por la presencia de alguien que ha venido a tirarles migajas. Sin preámbulo alguno me vomitan lo sucedido entrecortándose los unos a los otros: que a María le había dado un ataque de ansiedad al encontrarse el dichoso papelito y que, tras chillar cual lunática y señalarme a mí como principal sospechoso, arremetía contra la mampara del cubículo rompiéndola en pedazos y provocándose cortes leves en las manos; en absoluto graves pero de sangrado vistoso. Ah, y que, literalmente, había soltado: "decidle a ese viejo repugnante que se puede dar por muerto".

Nadie piensa que haya sido yo, de hecho, se compadecen de mí. Piensan que la vecina es una chiflada (con razón) que la ha tomado conmigo sin motivo aparente (sin tanta razón) y que los culpables de la chiquillada probablemente hayan sido los chavales del piso de estudiantes. Respaldo también esa hipótesis con algunos argumentos del tipo "es que esta juventud no respeta nada", "se pasan el día haciendo ruido", "los he visto montones de veces fumando porros" y un largo etcétera cargado de tópicos.

Después de todo soy una de las personas más respetadas del bloque. Tengo un historial intachable: he sido presidente en varias ocasiones, he hecho infinidad de remiendos, suelo regalar cosas de la tienda porque sí, soy amable con todos...

Bah, si supieran.

6 comentarios:

  1. Muy buena la historia. Mi vecina es cocainómana, muy peligrosa, por eso no puedo hacer este tipo de acciones, sabría que he sido yo. Hace unos meses me destrozó los 2 espejos retrovisores en un ataque de locura. Yo no estoy acostumbrada a este tipo de ataques, ni peleas. Me enteré luego su penoso historial, casi un prontuario. Cocainómana, mala persona, no paga sus deudas, es violenta asi que opté por bajar la cabeza y seguir mi vida. Tuve que reprimir mi sed de venganza. La broma me sale 350€ ya que no se puede hacer una chapuza para arreglar los espejos. Y aparte le quedó debiendo a mi marido por el trabajo que le hizo en su casa, origen de todo el conflicto.Y estando el en su casa ella se lo quiso tirar tambien. Menuda prenda la tía. Algun dia me quitaré algo de bronca, algo haré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco el comentario. Mi vecina no es tan pesada -ni peligrosa- por el momento. Sí que es verdad que lleva años quejándose de forma continuada de tonterías sin atisbo de verdad alguno (malos olores, ruidos, desperfectos en su piso, etc), me insulta, me grita, me viene a picar porque se aburre. Es una desequilibrada, vive sola y no tiene amigos ni familiares cercanos. No la compadezco, ni mucho menos.

      Yo tampoco estoy acostumbrado a tener que lidiar con personas de este calibre, pero como nunca cumple sus amenazas, me voy tomando mis pequeñas venganzas. También entiendo que tu caso es algo más complicado. No lo sé. Intenta grabarla o recoger pruebas que te permitan llevarla a un juzgado. O intenta seguir con tu vida y olvídate de ella. Ojalá arda en el infierno.

      Eliminar
  2. ay Dios!!que vida aburrida la mia.............y que ciudad tranquila, mi -Buenos Aires querido!!yo que pensaba todo lo contrario!!-No tengo ningun vecino cocainomano!!,son todos respetables ciudadanos.........no hacen ruidos en los horarios vedados........no se escuchan gritos.......solo algun llanto de niño cada tanto..y solo una musica fuerte media hora o una hora una vez al año.......!!Los compadezco!y me alegro por lo mio!

    ResponderEliminar
  3. A tu lado soy un angelito...jajajajajajajajajajaja...me pareces lo peor...un provocador insultante y nato...pero he de confensar que me encantan tus estrategias...calentones cerebrales e ideas...Eso sí...lejos...porque cuando te pones ya ves en lo que te conviertes...Si supieran de este blog...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que nunca sepan, sino estaré perdido.

      Eliminar