jueves, 20 de febrero de 2014

Soy un hipócrita

Tal vez os haya ocurrido también que os levantáis como aletargados y no sois capaces de tomar conciencia de vosotros mismos hasta bien entrado el día. Afirmaría sin temor a equivocarme que este no es más que un estado que mi mente empieza a adoptar para defenderse del tedio que envuelve mi existencia (y que cada vez se torna más abrasivo). Tanto es así que mi negocio empieza a resentirse.

Mi tienda no ofrece un producto distinto al de los demás comercios de la zona, por lo que debo hacer especial hincapié en una buena atención al cliente que compense esa carencia y suponga un valor diferencial como para reportarme ganancias, aún irrisorias. Tengo que ser un auténtico hipócrita desde que entro hasta que bajo la persiana.

Es una faceta que he ejercido durante muchos años; de ahí que desaparezca de las vidas de los demás sin dejar rastro o mostrar interés alguno. Sabed que aquí estoy generalizando, porque no señalo ni mucho menos a aquellos "elegidos" -que podría contar con los dedos de una mano- con los que he compartido pedazos de mi ser.

Pero bueno, qué os voy a contar que no sepáis. Sé también que estas líneas están un poco vacías, pero así de anárquico estoy últimamente. 

10 comentarios:

  1. Pues qué quiere que le diga, amigo... ¡Siga contándonos...! (Por favor).
    Un cordial saludo.
    0_º

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el interés, Rafa. Dame tiempo, dame tiempo...

      Eliminar
  2. Hola...Hola!... al fin...
    Sinceramente me suelo levantar como un pajarillo... el "alertagamiento" más bien cansancio llega a la noche, y aún y todo... sigo. Ultimamente te noto rodeado de rutina fisica y mental y eso te puedo asegurar que puede cambiarse, en vez de hipócrita, sé egoista y haz por satisfacerte a tí mismo...digo.
    Lo de los clientes no tiene remedio, somos por lo general impertinentes, maleducados y tremendamente insaciables... así que déjate llevar sin que te perjudique a ti y tu negocio...digo, también...
    Por lo demás, y ya paro, una gozada leerte, como siempre. GRACIAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer de leerte es mío, te lo aseguro. Aún me sorprende que la gente se tome un tiempo en leer mis tonterías y después comentarlas.

      En cuanto a lo que dices, intentaré hacerte caso, pero no prometo nada. Estos son ciclos que van y vienen, aunque últimamente se quedan más de lo que deberían.

      Un abrazo ;)

      Eliminar
  3. Hola. Soy alguien a quien ayer comenzaste a seguir en twitter. Me gustó tu artículo. Me recordó los tiempos en que tuve un blog. Si quieres mi opinión sobre tu post, no me parece hipocresía el hecho de superar el estado en el que muchos nos levantamos por las mañanas hasta bien entrado el día que luego, como en tu caso, cambiamos por una sonrisa para hacer nuestro trabajo lo mejor posible. Yo lo llamaría superación. Entiendo que los demás no son responsables ni tienen que sufrir las consecuencias de que nos levantemos de determinada manera, por tanto no hay razón para tratarles con el humor con el que nos levantamos. ¿No crees?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, aprecio tu comentario. Yo entendía ese letargo como un estado anímico que me impide o dificulta ser hipócrita en el trabajo; me hace perder un poco el control de mis actos, luego no puedo reprimirlos tanto como me gustaría.

      En cuanto a lo que comentas sobre las personas... si te soy sincero, me da exactamente igual que puedan ofenderse o tomarse algo mal. Creo que estoy en un punto de mi vida en que estas cosas han dejado de preocuparme.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Sr. Imbécil, puede usted hacerlo mejor. Aceptar la realidad con una sonrisa y seguir adelante con ese valor interior que sin duda tiene.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo intento, te prometo que hay veces en que lo intento. Y otras veces lo consigo.

      Un saludo,

      Eliminar
  5. Como me gusta tu blog, derrama sinceridad a descubierto, simple, cruda y habitual, aunque muchos no seamos capaces de verbalizar o plasmar de esta eficaz manera. Gracias por compartir. A disposición quedo. Un afectuoso y cordial abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leer y tomarte la molestia de comentar. Es un alivio, en cierta manera, ver que alguien puede también verse reflejado.

      Un saludo, Carmen.

      Eliminar